Abogados de menores. Responsabilidad penal del menor

La Ley Orgánica 5/2000 sobre responsabilidad penal del menor establece que tendrán responsabilidad penal aquellos menores de  dieciocho años que superen los catorce.

El proceso penal dirigido contra menores tiene una doble finalidad; por un lado la persecución de los hechos delictivos cometidos por menores de edad, sin duda, pero por otro la salvaguarda del interés del menor, donde el Ministerio Fiscal adopta una doble posición en la que, por un ladAbogados derecho penal de menoreso, es acusación pública, y por otro, defensor de los intereses del menor.

Esta dualidad conlleva que el letrado del menor deba proporcionar al menor y a su familia una sensibilidad extraordinaria a la hora de llevar a cabo todos los actos de defensa o acusación en los que participe.

En el despacho Martínez San Macario somos conscientes de los problemas que conlleva un proceso penal, no solo para el menor, sino para la familia y, por ello, tratamos de que, más allá de las exigencias de nuestra labor de defensa o acusación, facilitemos la comprensión del proceso  a las familias, así como tratamos de colaborar en la resolución global y, a poder ser, definitiva de la relación del menor con el delito con un asesoramiento paciente y comprensible.

El proceso penal dirigido contra un menor tiene ciertas particularidades que lo diferencia del proceso penal para adultos, y en él la figura del abogado adquiere una relevancia adicional en algunos aspectos:

- Ante la detención de un menor, éste no puede estar junto con otros detenidos adultos, tiene derecho a entrevistarse con el abogado antes de prestar declaración ante la Policía o Guardia Civil, y es este un momento único para poder explicar al menor el devenir del proceso que se va adirigir contra él.

- La instrucción del proceso la dirige la Fiscalía de Menores, lo que supone, como hemos dicho, unas connotaciones paternalistas, en cierto modo, de la acción penal.

- se prevén soluciones al proceso que no tienen que ser necesariamente acabar en juicio y sentencia, sino soluciones más o menos consensuadas, en las que la actuación del letrado es de suma importancia.

En nuestro despacho estamos convencidos de la importancia de la familia en la resolución de los conflictos, por ello, apostamos por una defensa de los intereses del menor integradora, donde participen lo más posible los familiares más allegados al menor.

.
JoomShaper